Entrevista con el actor Sergi Albert sobre "El Guardaespaldas, el musical"



Es el evento musical de estas Navidades y todo un éxito en el Teatro Olympia de Valencia. Hasta el 12 de enero no te puedes perder "El Guardaespaldas", una espectacular producción de Let's Go Company basada en la mítica película protagonizada por Kevin Costner y Whitney Houston. Hemos podido hablar con el actor Sergi Albert sobre el proceso de creación del musical y del gran éxito de la producción tras su comienzo de gira en Valencia, donde ha agotado las localidades.


Sobre Sergi Albert:

Barcelona, 1973. Gran apasionado del teatro, además de estudiar canto y solfeo con destacados representantes del mundo lírico. Tras diplomarse en Turismo, comenzó en 1994 su andadura profesional en el mundo del espectáculo. Interpretó el papel de Lord Arturo en Drácula: El Musical y posteriormente participó en los montajes de varias obras de teatro dirigidas a niños y jóvenes en edad escolar. Tras participar en 2002 en el programa de Antena 3 Estudio de actores, Sergi logró una beca para estudiar en la escuela Memory de Madrid, y llegó el papel de Joe en la obra Cuando Harry encontró a Sally en el Teatro La Latina. Después llegaron Jesucristo Superstar, Spamalot o La Bella y La Bestia, y sobre todo el personaje de Scar en el famoso musical El Rey León, que ha interpretado durante ocho exitosas temporadas.


Entrevista con Sergi Albert:

Un placer poder hablar contigo en A Escena Valencia. ¿Cómo está siendo la experiencia de encarnar un personaje en un musical de gran éxito como es "El Guardaespaldas", basado en la mítica película que todo el mundo recuerda, protagonizada por Kevin Costner y Whitney Houston, y cómo estás recibiendo la respuesta del público?

Está siendo muy feliz. Después de estar en la Gran Vía de Madrid ocho años con "El Rey León", el hecho de que me dieran este personaje, el asistente del personaje de Whitney Houston, me está dando muchas alegrías, sobre todo por cómo lo ha enfocado el director. Aparte me ha dejado toda la parte de comedia con todo el peso que eso supone, para mí está resultando algo novedoso. Está siendo algo muy nuevo para mí, muy diferente a la otra producción que se había hecho en Madrid. Federico, el director, trabaja mucho desde el punto de vista de la película. Ha hecho como un "ghost", buscando parecido a la película sin modernidades. Es un musical que lo ha intentado pasar a los años 80, 90 que es más o menos cuando sucedió la película. Han sido unos ensayos de mes y pico, y en 15 días ya teníamos hecho todo el blogging que lo llamamos de lo que es la función.

Sobre el público, muy sorprendidos. Desde los primeros días, está casi lleno, o lleno de todo.  Acaba la gente muy contenta. Me dicen que se pasa muy rápido, además de las canciones de Whitney Houston estamos contando una historia, la de dos hermanas que se pelean por el amor de un hombre. Es algo que pasaba en los años 80, 90. En un mundo feminista como el de hoy en día quizá no es lo que sucede, pero en ese momento es lo que nos encontrábamos. La mentalidad va cambiando. Sobre todo, nos dedicamos a contar una historia, más allá de las canciones de Whitney Houston.


Lo comentabas ahora, es un musical que se pasa muy rápido, lleva un ritmo de vértigo. ¿Cómo ha sido el proceso de trabajo en los ensayos? ¿Habéis trabajado la parte musical por un lado y la parte de texto por otro, o conjuntamente?

Se trabajan siempre las tres disciplinas por separado. La parte del elenco ejecuta muchas horas de coreografía, y los actores nos dividimos entre los que hacemos la parte más actoral y la parte que tiene que cantar. En este caso, son las chicas las que cantan, y tenían que dividirse en hacer sus horas con Julio Aguad, que es el director musical, y que les ha marcado a ellas cómo tienen que cantarlo, y luego la parte que nos ha enseñado Morris y Silvia Montesinos, los asistentes de dirección, que nos marcaron las colocaciones que debemos hacer. Porque no podemos olvidar que es un producto que viene hecho de Italia. Por tanto, trasladarlo y luego nosotros desde la dirección lo adecuamos a nuestro país y a nuestras costumbres, para que lo hagamos más divertido. Ha sido un mes y una semana. Estrenamos en Coslada dos días para ver el feedback con el público. Cuando hemos llegado aquí hemos tenido que remodelar, recolocar cosas porque el Teatro Olympia es más pequeño a nivel de laterales, pero está funcionando mucho mejor aquí y lo estamos rodando más.

Los procesos de ensayo siempre son muy parecidos. Tienes muchas notas, modificaciones, pruebas, y necesitas la reacción del público para saber cómo te van a responder. Federico tiene mucha capacidad para trabajar la comedia y los tempos. Creo que es la mejor fórmula para contar una historia y pasarlo bien. Que es en definitiva como acaba el espectáculo, con la platea en pie y disfrutando.


Como bien dices, en este musical la historia tiene un peso. Hay un esfuerzo por contar la historia, no son solo las canciones, y al público le llega. Ayer que la pude ver, en el descanso hubo comentarios de que se pasa rapidísimo. ¿Cómo fue esa llamada de... "vas a hacer El Guardaespaldas"...?

Jajajaja... Pues muy contento. Hice un cásting. Yo había coincidido con Federico en el año 2008 y 2009 haciendo "La Bella y la Bestia". Él en ese momento era company manager de Stage Entertainment en la sede de Italia, y no nos habíamos vuelto a ver. Hice una mañana el cásting. Pasaron muchas anécdotas en el cásting, porque me confundí. Resulta que el personaje de Bill Devaney, tal y como me lo pasaron escrito pensaba que eran dos personajes, Bill por un lado, y Devaney por otro. De manera que cuando tuve que decir una frase se la dije al que era Bill pero en el momento de decírselo a Devaney empecé a buscar a los compañeros en el cásting a ver quién de ellos era Devaney. Y se empezaron a reír. Me preguntaron: "¿Qué te pasa Sergio?", y les dije que no sabía quién era Devaney. Es que el personaje se llama Bill Devaney, y es este actor el que lo está haciendo.  No sé si por la confusión que tuve o el pollo que monté, Federico pensó "lo vamos a coger que tiene algo de comedia" jajajaja. Me llamaron al día siguiente, me ofrecieron estar en "El Guardaespaldas", y yo muy feliz.

Es un musical con cambios de vértigo y a un ritmo muy rápido...

...Sí, son cambios de escenografía, cambios de vestuario. Por ejemplo en el primer acto, el cambio de la cama donde está Rachel y pasamos directamente a un estudio de grabación. Hay un cambio y es todo muy rápido. Es de vértigo, pero si no hubiera sido de esta manera, no habríamos conseguido que la obra avanzara tan rápido. Yo últimamente soy "antimusicales de 4 horas", y yo fui de los que vio "Hoy no me puedo levantar" cuando duraba 4 horas y 50 minutos. Porque no lo veo necesario. El ritmo es frenético, y tenemos muchas cosas de escenografía que entran y salen con carras. No se ha podido instalar el elevador, pero hay también uno donde se suben y se bajan muchas cosas. Entre los objetos, los bailarines, las escenas que también son cortas, necesitamos que sean cercanas al público. Lo que recordamos de la película es el personaje de Whitney pero también hace sus conciertos. Desde el primer momento, se marcó que en sus conciertos todo participaba. Vamos a aprovechar un palco para la escena de la primera carta, por ejemplo. Intentamos que el público se sumerja dentro del espectáculo y acabe disfrutando. No acaba con el avión, porque no podíamos meter una avión porque era imposible. Como las despedidas son tristes, vamos a terminar arriba. Han inventado lo de "Valencia, queréis una más..." y todo el mundo se pone en pie y se crea una manera muy bonita de acabar el espectáculo. 


Lo estábamos hablando antes de empezar la entrevista. Es parte de tu vida, han sido ocho años interpretando a Scar en "El Rey León" con gran éxito en La Gran Vía Madrileña. Si te quedaras con alguna sensación, alguna anécdota, ¿cuál sería?

Han sido ocho años, 3.200 funciones. Son 3.200 veces que me han pasado cosas. Quizá me quedo con el viaje de Scar. No lo he hecho solo. Si de algo tengo que dar las gracias y que siempre ha estado presente conmigo es a la máscara. Yo recuerdo en los ensayos los grandes problemas que tenía para entender desde mi cultura cómo a un objeto podría darle vida. Hablando con africanos, me hablaban de los chamanes, de lo que son las cosas, que con tu respiración les puedes dar vida. Aprendí con ellos y discutiéndome con la máscara, porque a veces no me hacía caso. Tenía unos cables y unos mecanismos, que yo tocaba y se movía, y se movía cuando no se tenía que mover... Nos llegamos a hacer amigos. Yo siempre cuento una cosa y es verdad, soñé una noche que yo la perseguía a ella y ella me decía "tenemos que ir a la par, sino no podremos hacer bien nuestro trabajo". Recuerdo que Julie Taymor me puso la mano en el hombro cuando se lo explicaba y me dijo: "Sabes que eres el segundo Scar que me dice lo mismo, que ha soñado eso." Me quedé clavado. Cómo puede haber dos personas que pensemos lo mismo, y soñemos lo mismo. Para mí, ese es mi viaje, y estoy muy agradecido al hecho de que esa máscara me ha acompañado desde el primer día. Aunque hemos tenido momentos duros donde no nos entendíamos, me ha dado todo el juego posible para poder representar un animal como Scar, añadiéndole una hora diaria de maquillaje, añadiéndole vestuario, esa gran escenografía, los compañeros, casi 150 que éramos, para poder ofrecer al público un personaje como Scar, tan complicado mentalmente y a la vez físicamente. Es uno de los personajes más duros que haré en mi vida.

Quería preguntarte cómo era el proceso diario de entrar en ese personaje. Si tuvieras que darle un orden en tu preparación de Scar ¿cuál sería?

Llegaba al teatro y lo primero que hacía era ponerme la ropa de base para bajar a maquillaje. Nosotros en "El Rey León" no solo trabajas con Stage Entertainment sino que trabajas con Disney, y Disney es una marca que cuida mucho sus productos. El maquillaje venía por un departamento propio, yo nunca tuve que maquillarme. Nunca toqué nada del maquillaje. Una vez seleccionados, estas personas tenían una hora para poder maquillarnos. De manera que si yo entraba a las 19h, de 19h a 20h estaba solamente para maquillaje. Yo me llevaba mis botellas de agua porque es cierto que por el ejercicio físico necesitabas no deshidratarte y beber mucha agua. También hacía mi propio calentamiento vocal, era el único que tenía tonos muy graves. Necesitaba hacerlo yo a solas en mi camerino con 15 minutos de físico. Y ya empezábamos con lo que era el vestuario. Yo siempre iba del camerino al escenario. Por todo el armatoste que llevaba no permitía estar en otro espacio, por peligro a herir a los demás. Al principio nos pasaba, nos dábamos golpes no como personas sino como animales. Eso era el diario de cada día. 

Sobre la voz. En el cásting, en la prueba final, me explicaron que esta canción se escribió para Jeremy Irons. El personaje de Scar estaba interpretado por Jeremy Irons en la de animación. Me explicaron que la canción de "Be Prepared" se creó específicamente para las tonalidades que él tenía en su propia voz. Luego, al crear el musical se encontraron que no había tanta gente en el mundo que soportara el hecho de poder entonar las canciones como un personaje grave, y que en determinados momentos se subiera. En el segundo acto, se hizo una canción con Nala, que no aparece en la película. Es un abuso por parte de Scar hacia Nala. Es la de la locura del rey Scar. Se estaban encontrando que como habían hecho la canción para Jeremy Irons, había momentos de "Be Prepared" que no funcionaban tan bien cantados. Me dijeron que necesitaban que la interpretara. Yo recuerdo que el día del cásting, volvimos a hacerla, y la volví a cantar. Me dijeron que tenía que hacer algo diferente y que pensara qué podía hacer. Ahí es cuando te pasan esas cosas que suceden una vez en la vida y pensé: "me la voy a jugar". Empezó a tocar la música y cogí algo que tenía alrededor y me lo puse así, en plan calavera, y un ser o no ser. Lo hice Shakespeare. Lo hice todo recitativo. Cuando acabé me dijeron "eso es lo que necesitamos". Sabemos que lo puedes cantar e interpretar, darle tu punto. Hacerlo misterioso para dar algo diferente. Luego probamos la otra canción mucho más aguda, y entró fácilmente en los momentos determinados. Pero Scar tenía un cansancio vocal desmesurado. Porque todo el rato era muy grave. Tenías que hacer graves y jugar mucho con la voz. Era como una serpiente que encandila. Todo lo que te puedes esperar en Aladdin, cuando encandila al visir. Tenías que jugar con el niño, a la vez que ser el tío Scar. Al cual quiere. Todo muy sutil. Utilizando el cinismo, el sarcasmo. Cada cosa tiene un aquel. Era complicado, o tenías claro las frases cómo tenían que ir o ese día no hacías una buena función. Quedaba como algo muy normal. Tenías que darle el punto en determinados momentos. Hasta que yo no me encontré mi propia voz con el personaje, costó un poco. Las cosas como son. Muy contento y orgulloso del trabajo hecho. 

Un placer Sergi tenerte en A Escena Valencia. El público que venga a disfrutar de "El Guardaespaldas" qué puede encontrar de novedoso o diferente con respecto a la película? 

El ritmo. Al poco de empezar los ensayos, hay películas como "Regreso al futuro" que las ves hoy en día y dices "qué ritmo tan bueno que tiene", pero hay otras como "El Guardaespaldas" que piensas "la película está muy bien, pero se me hizo lenta." Son 53 minutos el primer acto, y 56 el segundo, mostrarnos toda la película con un ritmo trepidante. En el cual, aparte, cada personaje está muy diferenciado uno del otro. Las dos hermanas están muy diferenciadas, el personaje del guardaespaldas, el mío, el de Tony. Cada uno con sus intereses. Tienen que ser diferentes. Está funcionando muy bien, y lo mejor es que la gente que venga, aparte de recordar la película, pase un buen rato con las canciones, y se vaya del teatro con un buen sabor de boca.

Publicar un comentario

0 Comentarios

Comentarios