Entrevistas - "Proyecto N" y "Nunca me gustó el cuento de la lechera" - Artea Espai

Este fin de semana, los días 5 y 6 de noviembre, en Artea Espai, no te pierdas su ciclo de piezas breves. Está formado por "Proyecto N", protagonizado por Candela Herrero, y "No me gustó el cuento de la lechera". A las 18h y a las 19:30h. Hablamos con Danai Delipetrou, directora y dramaturga de "Proyecto N", y con Laura Basterra de (Re)Voltes Danza.

Sobre las piezas:

Nunca me gustó el cuento de la lechera: Una pieza que aúna danza y texto para reivindicar  la calle como punto de encuentro social todo hilado a través del cuento de la lechera.

Proyecto N.: Noelia odia la Navidad, aunque la lleva en el nombre y en la piel. Pero le gusta leer y escribir. Hoy, 31 de diciembre, ella está en una habitación fría con un vaso de vino, el libro de una poeta suicida y un proyecto. O eso dice.

Entrevista con Danai Delipetrou:

A.E.: ¿Cómo va la recta final de ensayos de cara al estreno de este fin de semana?

D.D.: Son estos últimos días, que ya sabes... (risas). Ahora me pillas en un ensayo. Estamos ultimando calles. Tenemos muchas ganas la verdad.

A.E.: En este caso, con "Proyecto N" visibilizáis un tema tan actual y tan vigente como es la salud mental.

D.D.: Exacto. Tratamos la salud mental, en concreto hablamos de esquizofrenia y del suicidio, que es un tema muy actual. Queremos salir del drama absoluto, de la lágrima fácil. Tratarlo desde un punto de vista muy natural, muy humano. Realmente, no es una reivindicación esta pieza. Nuestro mensaje es que es nuestra sociedad la que está creando el estigma y la que está provocando los suicidios, y no las enfermedades mentales, que son tan comunes y tan reales como las enfermedades físicas.

A.E.: Son dos pases, a las 18:00 y a las 19:30h, sábado y domingo. Se inaugura un nuevo ciclo de piezas breves en Artea Espai. En el caso de "Proyecto N", está protagonizado por Candela Herrero y cuenta con tu dirección. ¿Cómo está siendo la experiencia?

D.D.: Estoy muy contenta, porque cuento con Candela, que es una actriz excelente. También tengo la suerte de que sea amiga mía. Es mi primer intento de dirección. De dramaturgia tengo unos cuantos, y en este caso estoy dirigiendo también. Estamos muy contentas. A ver qué sale... (risas)

A.E.: ¿Cómo ha sido el binomio de ser dramaturga y directora a la hora de trabajar la pieza?

D.D.: Es complicado. En mi caso, estoy intentando no obsesionarme entre comillas con el texto, que es de lo que pecamos los dramaturgos y dramaturgas. Intento ver lo que funciona y lo que no funciona. Eso se ve en la dirección. En el momento de escribir, te puede parecer la idea más maravillosa del mundo, y luego en la dirección ves que no funciona. Hay muchísimas páginas de texto que nunca se utilizaron, que fueron a la basura, porque no funcionaban, y se cambiaron por otras.

A.E.: Quería preguntarte también por la idea del formato. ¿Estaba pensada desde el principio como una pieza corta?

D.D.: Inicialmente sí. La presenté en un festival, pero no pudo ser porque no fue seleccionada. Nació así la pieza corta. Luego hice un retiro de dramaturgia con Daniel Meyer, un dramaturgo que admiro muchísimo. Ahí recogí unas cuantas pautas para escribir también la pieza larga. 

Muchas gracias a Danai Delipetrou por estar en A Escena Valencia.

Entrevista con Laura Basterra:

A.E.: ¿Cómo va la recta final de ensayos de cara al estreno de este fin de semana? En vuestro caso, es una pieza de danza también en formato breve.

L.B.: Esta pieza la creamos en 2019. La estrenamos en abril de ese año. Desde ese momento, la pieza ha cambiado y ha crecido. Nosotras también en este tiempo. Es una pieza de danza, pero es de danza-teatro. Desde el principio, hay texto y jugamos con el ritmo del propio texto, cómo afecta al movimiento, cómo las palabras afectan al propio movimiento. Es danza y teatro.

A.E.: Me ha llamado la atención el título, "Nunca me gustó el cuento de la lechera". Una pieza de danza de la compañía (Re)Voltes Danza. Es como recordar el valor que tiene la calle, jugar en la calle. Dejarnos todo este entorno tecnológico de tanta pantalla y aplicación.

L.B.: Esta pieza también surgió porque teníamos ese lema ahí, la calle. Trabajamos los recuerdos de cómo ha sido tratada la calle, y nos vinieron estas dos cosas: los juegos de los niños y tomar "la fresca" de las personas mayores, una costumbre española no solo valenciana, que también se está perdiendo por la cantidad de coches que hay ahora y la menor conexión de las personas para hablar que hay actualmente. Es como mucho más sencillo quedarse en casa viendo la tele, y los niños lo mismo. Fuimos observando por parques y por la calle... y los niños que ves están jugando con el móvil. Los veías en grupo persiguiendo a los Pokemon por la calle, en vez de estar jugando con palos, pelotas... que era también el recuerdo que teníamos nosotras. Fuimos a recuperar los juegos más populares que teníamos. Todo tiene su parte buena y mala. Hemos intentado ponerlo todo delante. No todo es blanco o negro, todo puede tener su parte buena. En tiempos de pandemia, ha permitido que los niños estuvieran conectados jugando aunque fuera en su casa. Eso hace unos años hubiera sido impensable. Eso no quita que los juegos de tecnología tienen mucha menos actividad física y mucho menos contacto y comunicación entre los niños y las niñas.

A.E.: Son dos piezas breves, que aparentemente no están entrelazadas, pero que componen como un mosaico de lo que estamos viviendo. Es esa dependencia de la tecnología... estar pegados a una pantalla y no salir a la calle... y sobre todo hablar de salud mental, que parece que ha dejado de ser tabú y estar más vigente a raíz de la pandemia, y en este caso que los niños puedan socializar, jugar. Muchas veces con las pantallas, con las tablets, se meten en su mundo individual y no socializan con los demás.

L.B.: En su mundo individual, incluso en su habitación, sin salir y sin relacionarse. 

A.E.: En este caso, estáis en escena y también dirigís la pieza. ¿Cómo ha sido compaginar las dos cosas en este proceso?

L.B.: A nosotras nos gusta crear nuestras propias propuestas y el proceso de creación en sí. Cada vez que realizamos esta pieza la disfrutamos muchísimo, pero lo que nos interesa mucho es ese proceso de creación y de investigación. Lo que nos interesa es cómo llevar nuestras propias ideas al movimiento, y en general a una obra escénica. Hace unos años que trabajamos juntas. Nos complementamos bastante bien. Hay veces que una se encarga más de una parte de la dirección y otra está más en la otra. Siempre es creación conjunta, y luego nos hacemos de mirada externa la una a la otra para el movimiento y para el texto. Nos gusta la interpretación y nos gusta mucho la creación. 

A.E.: Para el público que vaya este fin de semana a Artea ¿qué nos puedes avanzar?

L.B.: Se van a encontrar una crítica divertida. Después de un bolo que tuvimos en mi pueblo, en Gátova, se nos acercó una persona del público y nos dijo "menuda hostia de realidad nos habéis dado". Y fue un poco así. El público cuando viene a verla está riendo todo el rato, pero luego se queda con la reflexión. Se van a encontrar con una crítica divertida y un movimiento fresco. Texto, movimiento y humor.

Muchas gracias Laura Basterra por estar en A Escena Valencia.


+ INFO: Compra entradas para Piezas cortas, en Artea Espai, en Valencia | pasenyvean, por ARTEA ESPAI Teatro

Publicar un comentario

0 Comentarios

Comentarios