Entrevista con Abril Zamora: 'Todo lo otro'


 En A Escena Valencia hemos entrevistado a la actriz, guionista y directora Abril Zamora, que actualmente ha estrenado con gran éxito su nueva serie 'Todo lo otro' en HBO Max.

Una apuesta muy personal; una serie fresca, actual, una tragicomedia como la vida, con ese humor ácido y esa nostalgia tierna que caracteriza su escritura y las historias que quiere contar. 'Todo lo otro' habla de lo que todos vivimos actualmente, una serie con la que todos nos podemos sentir identificados. Tras el éxito de 'Señoras del (h)AMPA', Abril estrena su nueva serie junto a la llegada de la nueva plataforma de streaming en España.

A.E.: ¿Cómo nació 'Todo lo otro'?

A.Z.: Cuando acabé 'Señoras del (h)AMPA', que es la serie que escribí con Carlos del Hoyo para Mediaset, con Mandarina, que es la productora. Cuando acabé la primera temporada, el productor me dijo lo que quería hacer, y yo tenía claro que quería volver a las historias que me apetecía contar, con el tempo que me gusta, o con las cosas que iba viendo en las series internacionales. En España, parece que nos da miedo aguantar una pausa, o que los conflictos no sean super grandes, que no sean de cosas íntimas, cotidianas, y me apetecía mucho explorar algo que fuera naturalista. Sobre todo quería trabajar con mis amigos. Escribí el primer capítulo piloto para grabarlo y para intentar venderlo. Y así fue como arrancó la historia. Sabía que quería fluir con cosas que conociera, o que fueran fáciles y cercanas para mí. Venía de hacer comedia negra, o había hecho algunos capítulos de 'Élite', que era algo super alejado de mí, y me apetecía hacer las cosas que me apetecía contar. 

Aparte como actriz realmente es muy complicado mi perfil, y me apetecía escribir algo donde pudiera explorarme a mí misma como actriz, en un personaje que nadie me hubiera dado si no me lo hubiera escrito yo. Ha sido una gozada por eso. Porque no he tenido límites como autora ni he tenido límites como directora, ni como actriz. He hecho lo que me ha dado la gana, porque tanto Mandarina, la productora, como HBO han creído muchísimo en la historia, y me han dado mucha libertad artística, y sabes que eso no pasa nunca.


A.E.: Estás abriendo un camino en HBO Max. Después de 'Todo lo otro' pueden venir otros proyectos, otras series... 

A.Z.: Sí, al fin y al cabo es una serie internacional. Se va a ver en todo el mundo. Es muy emocionante. Desde que llegaron las nuevas plataformas a España. Creo que antes las cadenas generalistas buscaban más el efecto de producto. Como una serie que tuviera que llegar a todo el mundo. Que tuviera una trama para adultos, otra para niños, un poco de comedia, un poco de drama, y tal... 

Creo que desde que llegaron las plataformas se ha confiado más en la voz de los creadores y las creadoras. Se da mucho más poder a la autoría en sí. Como yo vengo del mundo del teatro donde siempre he hecho lo que he querido, y luego entré en el mundo de la televisión donde tienes que amoldarte a los patrones de la gente que está pagando, esta vez he notado el patrón de ambas, por el hecho de esa libertad. Creo que sí que abre un poco ese camino, se está viendo el hecho de contar historias diferentes, alejadas de clichés, sobre todo para fomentar mucho la autoría de los creadores y las creadoras también.

A.E.: Lo que más me engancha de la serie, aparte de la historia, es que hay como una franja de edad, una generación a la que le pasan ciertas cosas. Como estoy en esa generación también, me siento muy identificado. ¿Era algo que desde el principio querías contar así? 

A.Z.: Nunca quise hacerla como una serie generacional. Creo que somos una generación tan amplia que es muy difícil poder encorsetarla como "esta generación es así". Quieras que no las personas son personajes así, cercanos a mí. Todos tienen una franja de edad cercana a la mía, una historia, unos personajes... Es inevitable pensar que es una historia generacional, pero yo nunca tuve la intención de que lo fuera. 

Al hablar de las cosas de mi entorno poco a poco se fue convirtiendo en una historia que la gente sí que la tilda como generacional. Pero hablo de conflictos sencillos, que hemos visto otras veces, pero intento contarlos desde mi punto de vista, como son la frustración, el amor unilateral no correspondido, acostarte con la gente equivocada, y todo ese tipo de cosas con las que es fácil identificarse con ello, tengas 20 años o 50, porque hay gente de mi entorno que tiene 50 y también está en el mismo punto. Creo que aun siendo una historia de treinteañeros, la gente puede empatizar con ella aunque no tenga esa edad.


A.E.: Estaba pensando también en el formato, no sé si llamarla 'sitcom' porque exactamente no lo es, es como algo más...

A.Z.: Claro, una sitcom sólo tiene un decorado, como de comedia, que suele tener pocos personajes. Es un formato corto, cada vez me cuesta más sentarme a ver una serie cuando llego cansada por la noche. Me cuesta aguantar una serie de una hora, como antes las aguantaba. Hay formatos que cuando estás comiendo, cuando estás cenando, o simplemente un domingo por la tarde... nosotros porque están sacando los capítulos uno a uno, pero cuando ya estén, al ser cortitos, tú decides si quieres ver 2, 3, o sólo quieres ver 1 y reservártelos... Creo que es un formato perfecto porque se pueden contar muchas cosas y siempre te quedas con ganas de más.

A.E.: Hablando de 'Todo lo otro', y pensando en 'Señoras del (h)AMPA', hay como una forma de escritura, como creadora, que mezclas como un sentimiento de tragedia, pero también de comedia, a veces es un poco ácido, incluso con humor negro a veces...

A.Z.: Hace poco nos teníamos que inscribir para los Premios Feroz y nos preguntaron, hay dos categorías, comedia o drama. En 2021 creo que eso se ha quedado super obsoleto. Puedes jugar con todos los géneros. Me encanta reírme de mí misma, pero siempre tienes que hacerlo desde un lugar que sea cómico y dramático al mismo tiempo. No sé muy bien cómo explicarlo. Pero creo que es maravilloso poder hablar desde un tono naturalista, que las cosas sean verdaderas, pero que haya personajes que reaccionen de un modo divertido, o que tengan salidas ingeniosas como pasa en la vida. Yo tengo amigos con los que me río un montón porque son super divertidos y eso he intentado plasmarlo en la serie. 

Al mismo tiempo, es bonito que haya filtros dramáticos, que los personajes puedan reaccionar de maneras inesperadas, por tanto se acerca a la comedia. Creo que es bonito. En el capítulo 3 hay una secuencia que la dirigí como si fuera un western, que es una cosa muy sutil. O hay un momento de una secuencia que comienza como si fuera de terror. Creo que es muy bonito. En un capítulo hay un punto de musical. Es muy bonito poder mezclar los géneros y no limitarse. 

Yo como directora, que siempre me gusta el trabajo con los actores, siempre intento trabajar con algo que parezca verdad. Si pones algo que parece verdad, luego ya puedes jugar con todos los géneros posibles porque ya has marcado como un tono de algo que sea creíble para el espectador y no limitarse en cuanto al género. Muchas veces es "eso es un drama" y es un drama. 'Señoras del (h)AMPA' era una comedia negra. Tenía puntos como muy realistas, pero tenía puntos de comedia más destripada, y tenía puntos de gore y teníamos sangre, y una persona que taladra la cabeza de otra con un taladro. Creo que es muy bonito poder jugar con los géneros.


A.E.: Además de directora eres actriz, eso te lleva a un lugar de saber lo que les estás pidiendo, lo que quieres que ellos transmitan también. Sueles abarcar cuando creas tus producciones diferentes campos, la escritura, la dirección, como actriz. ¿Hay alguno de los tres que te interesa más o da igual?

A.Z.: Disfruto mucho los tres, y siempre digo que escribo desde la actriz que soy. Dirijo desde la escritora, y creo que todo está super vinculado a la hora de contar una historia. Cuando la escribo ya me imagino cómo quiero dirigirla, los planos que quiero hacer, cómo quiero contar las secuencias, cómo me gustaría que la interpretaran los actores o por dónde me gustaría que pudieran transitar. Son tareas que van muy unidas, pero luego cuando tengo que ejercerlas individualmente siempre soy muy limpia, y siempre las separo. 

Cuando estoy actuando sólo estoy actuando, aunque siempre tengo el ojo de la directora abierto por si el travelling no ha empezado a moverse, o por si hay un fallo de raccord en lo que estamos haciendo. Siempre estoy muy alerta como directora cuando estoy como actriz, pero disfruto mucho todas las parcelas, la verdad. No podría elegir una, porque por ejemplo, cuando he tenido el mes de ensayos que he tenido para la serie, he disfrutado mucho el trabajo de mesa con los actores y siempre pienso "me encanta dirigir actores", pero luego cuando estoy actuando en una secuencia eso es importante para mí, la estoy gozando muchísimo, y pienso "actuar es lo que más me gusta". Luego llego por la mañana, a primera hora de la mañana hablo con el director de fotografía y la ayudante de dirección para decir "mira, vamos a empezar con este plano, luego haremos este plano con la grúa por aquí, y luego tenemos esta conversación que la vamos a hacer en este plano secuencia..." y pienso "es que directora es super guay". Me gusta mucho poder elegir dentro de mis proyectos. 

Cuando voy a otros proyectos siempre me resulta mucho más cómodo ser actriz y ya está. Noto menos responsabilidad, soy muy fiel a lo que me dice el director. Voy, actúo, me voy a mi casa, y no me llevo una mochila de responsabilidades. Aquí, el proceso ha sido largo y muy bonito, de gran aprendizaje. He estado arropada por gente muy profesional y muy guay, pero eran 24 horas de estar en el proyecto. Porque iba, elegía los planos, actuaba, me volvía a casa, me aprendía el texto del día siguiente, marcaba los planos que íbamos a hacer al día siguiente, tenía reuniones con vestuario, con producción... Pero al fin y al cabo me lo he disfrutado muchísimo. 

A.E.: Ahora que ya se ha estrenado la serie, un episodio por semana, ¿qué feedback estás recibiendo?

A.Z.: No tengo Twitter. Me di cuenta con 'Señoras del (h)AMPA' que había gente muy destructiva. Casi todos los comentarios de la serie eran muy positivos. Luego te levantas por la mañana y lees un comentario que es un insulto gratuito y ya te joroba todo el día. Y pensé "no quiero esto". Me quité Facebook. Me quité Twitter. Me dejé Instagram, porque es la que más me gusta. Recibo comentarios muy positivos, sobre todo de gente que se identifica mucho con mi personaje, y es lo mejor que te puede pasar. Y cada capítulo, cada semana, noto más respuesta del público. La serie está escrita de un modo ascendente. El principio es como una presentación muy sencilla, donde marcas un tono; el segundo capítulo tiene un poco más de conflicto; el tercero se va enrevesando un poco más; el cuarto pone todo encima de la mesa. Va creciendo un poquito más, y está escrito de ese modo. Creo que la gente lo está recibiendo un poco así. Cada vez gusta un poco más, y la gente está cada vez más metida, y es muy alentador. 

Recibo muchos comentarios positivos sobre que es una serie diferente, de que el tono es un tono diferente, que hay muchos actores que no conocían y que están muy bien. Eso siempre me llena de orgullo, la verdad. Estoy muy contenta. Salieron al principio algunas críticas, no eran super positivas. Pero si vas a un restaurante, tienen el menú degustación, y sólo te comes el primer plato, es muy difícil hacer unas críticas sobre eso. Salieron críticas buenas, salieron críticas regulares, y las que fueron más regulares no me afectó porque estaban criticando solamente un capítulo. No puedes criticar algo si no lo ves entero. Es como decir "he visto los cinco primeros minutos de una película y hago la crítica". Es una serie donde cada capítulo complementa al siguiente. Hay una crítica de una persona de prensa, que la vio entera, y que la disfrutó mucho. 

A.E.; ¿Cuántos capítulos tiene la primera temporada?

A.Z.: Ocho.

A.E.: Además de 'Todo lo otro', ¿hay algún proyecto que te gustaría hacer?

A.Z.: Me gustaría seguir con 'Todo lo otro', la verdad. Y desarrollar un poquito más a los personajes. Sobre todo porque estás contando una historia sobre la vida de unos personajes y creo que eso no tiene como un fin, y me gustaría explorar un poco más allá, es lo que me gustaría hacer. Estoy trabajando en un proyecto nuevo, que es una serie de terror, que estoy escribiendo. Me hace muchísima ilusión. Es el género que más me gusta y el que menos se puede producir en España, porque es un género como un poco olvidado. Sigo haciendo algunas cosas de doblaje en algunos proyectos que me van llamando. Estoy muy contenta.



Hay muchos actores valencianos en la serie, está Nuria Herrero, Marta Belenguer, Lorena López, Román Méndez, María Maroto, David Matarín, Juli Disla... Amparo Fernández y Carles Sanjaime hacen de mis padres, es una maravilla. Muy contenta.

Fotografías: Virginia Martín Chico | Begoña Rivas 

Publicar un comentario

0 Comentarios

Comentarios